Justo cuando iba a ganar jinete se retiró de los olímpicos para salvar la vida de su caballo Quienes han participado en los juegos olímpicos, sabe la presión a la que los concursantes son sometidos. Adelinde Cornelissen es una de ellas, pues lo vivió en carne propia. Ella había trabajado muy duro con su caballo para participar en los juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Animales 823 Visitas

Con su caballo Parzival, era una de las favoritas para ganar el concurso. Lamentablemente, a tan solo unos días antes del concurso, su cabello recibió una picadura de un insecto.

Al parecer, este era venenoso, pues su cabeza se hinchó mucho y la temperatura de su cuerpo aumentó. Cuando se enteró de ello, Adelinde hizo todo lo que pudo junto a los veterinarios para ayudarlo. Sin embargo, su fiebre no disminuía.

En vista de ello, Adelinde trató de convencer al jurado para que cambiaran el día que le tocaba su participación. No obstante, estos reusaron cambiar la fecha de su participación. “En ese momento sentí que no quería participar más. La salud de Parzival es lo más importante para mí” dijo Adelinde en su Facebook.

El caballo mejora

La noche antes del concurso, Adelinde se quedó toda la noche con su caballo, Parzival. La jinete dijo: “Yo dormí esa noche en el establo y lo monitoreaba a cada hora. No pensaba dejarlo solo ni un momento”. Mas tarde añadió: “Afortunadamente, su temperatura bajo mucho, alcanzando los 37,5 grados la mañana siguiente. La hinchazón también había reducido mucho”.

Todo parecía indicar que el caballo estaba mucho mejor. Como la jinete no quería decepcionar a su equipo de trabajo, y los veterinarios le habían dicho que el caballo estaba mucho mejor, se decidió a participar en el concurso.

“La fiebre del caballo había desaparecido, lo que indicaba que el veneno había sido eliminado de la sangre. Es cierto que todavía estaba un poco hinchado, pero con un poco de frío logramos bajar su mandíbula. Entonces, le pusimos el freno y decidimos que lo intentaríamos una vez más” dijo la jinete. Pero tan pronto salieron a la arena, la jinete se dio cuenta que algo malo estaba ocurriendo.

Gracias a los años de experiencia, además de tener mucho tiempo conociendo a Parzival, la jinete se percató de algo extraño. Ella sabía que su caballo no estaba bien, aunque los exámenes decían lo contrario. Pero al conocer tanto a su caballo, pudo sentirlo diferente, como si estuviera dando el máximo de sí.

En ese momento, luego de salir a la arena, la jinete levantó su mano, saludó al público y se rindió. Obviamente, todos estaban muy sorprendidos por la decisión que tomó la jinete, según informó Hippson.

“Como quería protegerlo, me rendí”

“Cuando salí, sentí que mi caballo estaba dando todo lo que podía y como sé que es un luchador, sabía que no se daría por vencido” dijo la jinete. Luego añadió: “Como quería protegerlo, me rendí. Mi compañero, mi caballo, mi amigo, aquel que ha dado todo por mí no se merece que lo ponga en peligro. Por ello solo saludé al público y me retiré de la arena”.

Ahora, Adelinde no podrá competir más en los juegos Olímpicos por mucho tiempo, pues no se celebran cada año. Además, probablemente estos sean los últimos Juegos Olímpicos de Parzival, pues ya tenía 19 años. Puede que muchos consideren lo que hizo la jinete como una decisión fuerte, pero esta es la correcta

No hay duda que un caballo y su jinete pueden llegar a desarrollar una relación muy estrecha. Si tienes la oportunidad de tener un caballo, cuídalo y protégelo, verdaderamente vale la pena. Verás como con el paso de los meses, se convierten en buenos amigos y podrán trabajar juntos. Si piensas que Adelina tomó la decisión correcta por la salud de Parzival, comparte este artículo en tus redes sociales.

Compartir

Comentarios